Total de visualitzacions de pàgina:

dijous, 8 de setembre de 2011

XXXII Gran Fondo Internacional de Siete Aguas 20 - agosto - 2011

El asunto del aparcamiento es lo peor. La organización haría lo que podría, pero nosotros acabamos encontrando un buen lugar después de haber seguido unas indicaciones hasta un parking, sin embargo nos equivocamos y llegamos a otro que estaba más a cerca y con mucho lugar libre.

La carrera empieza desde un primer momento con unas subidas largas de poca pendiente, hasta que entre el km 2 y el km 3 te encontrarás lo que llamanel muro”. Son dos subidas con mucha pendiente, entre las cuales habrá unos 50 metros de descanso, y que van endureciendo mucho las piernas, y no lo olvidéis, que son los kilómetros finales de bajada y que comentaré después. Del km 4 al km 5 es todo bajada; del 5 al 7, subida; del 7 al 9, bajada; del 9 al 11 subida... todas estas subidas y bajadas son larguísimas, pero de poca pendiente, si llegamos a saber lo que quedaba después, nos podíamos haber esforzado un poco más. Del 11 al 12 había una bajada demasiado fuerte para mi rodilla, del 12 al 13 (calculo que serán unos 700-800 metros) está la última gran rampa hacia arriba, que es lo que bajas entre los km 3 y 4, y ya los dos últimos kilómetros son de una bajada en la que vas volando, no hace falta intentar frenar, lo mejor es lanzarse, porque solo hay dos subidas en esos dos últimos kilómetros, una de 100 metros (si llega) en el 14,500, que con el impulso la acabas sin darte cuenta (me habían dicho que era criminal, pero la hice como si nada), y los últimos 150 metros, pero que ves la meta, y con el público, ya la haces como si no fuera nada.

De regalos finales estuvo bien y justo, me esperaba un poco más. La bebida, una camiseta negra (personalmente, odio las camisetas oscuras, no son las mejores para utilizar con el calor), el melón y alguna cosilla de comer. Sinceramente, esperaba una carrera más dura, ya que la calor con poca humedad y que hay unas pendientes menos duras que a Benigànim, haciéndola reservándome por poder ver como era, nada más he sufrido un momento. Y una vez acabada, en el día siguiente, ya estaba corriente las entradas de toros del pueblo; y es que cuando he hecho otras duras, en 2-3 días me ha sido imposible poder hacer nada de ejercicio. Pero viendo la de gente que había, se puede definir como una carrera no tan dura como se espera, con más fama que rompe piernas, pero con una organización perfecta. Por cierto, que el Groucho Marx no iba al ritmo de 6 minutos el kilómetro, porque nosotros sí que lo llevábamos, y le veíamos a un minuto o dos por delante, dependiendo de la zona.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada